El efecto de la música en el aprendizaje ha sido reconocido por mucho tiempo, con investigaciones que refuerzan la relación entre la música y el desarrollo cognitivo, incluso para la creación de versos o crear frases. Fuera de los beneficios del desarrollo, la música puede ayudar a traer alegría, emoción e inspiración a la vida de un niño.

Si quieres ayudar a fomentar el amor de tu hijo por la música a una edad temprana, hay algunas actividades simples pero poderosas que puedes hacer con él o ella en casa. Aquí hay algunas de nuestras actividades musicales favoritas que harán que sus hijos se enamoren de la música, aprendan lecciones importantes y cosechen los beneficios del desarrollo de la música.

Crear nuevas letras para viejos favoritos

Los niños que aprenden canciones a menudo cambian las palabras para satisfacer sus propias necesidades y dejan libre su imaginación. Anime a su hijo a componer nuevos versos de viejos favoritos, crear frases. Pueden volverse tontas con eso, o puedes usar canciones para ayudarles a recordar tareas pendientes. Por ejemplo, lavarse las manos puede ser divertido cambiando la letra de la canción “Eres feliz y lo sabes” a “si estás sucio y lo sabes, lávate las manos”. Los favoritos de temporada como “Jingle Bells” se pueden transformar en “Jugar juegos, jugar juegos, los juegos son muy divertidos”.

Ayude a su hijo a incorporar ortografía, conteo o instrucciones en sus nuevas obras maestras musicales para que la música sea educativa y divertida. Permítales realizar su nuevo éxito para la familia, completo con un micrófono y una fabulosa vestimenta de escenario.

Dibuja, baila y escribe a la canción

Muchos compositores han escrito partituras de música que cuentan una historia con sonido. Presente a los niños una variedad de composiciones: clásica, jazz, contemporánea, étnica y coral. Considera la música como Fantasía, Flight of the Bumblebee o The Nutcracker Suite. Mientras escuchas música, ayuda a tus hijos a traducir lo que escuchan en un baile, una imagen o una historia inspirada por la música.

Las actividades que traducen la música a otras formas de arte pueden permitir que sus hijos experimenten las melodías a un nivel más profundo que solo una colección de sonidos.

Formar un círculo de ritmo

Haz que los niños formen un círculo y sigan los patrones de ritmo que haces al aplaudir. Puede hacer que caminen, corran o salten de acuerdo con un patrón aplaudido a mano. Por ejemplo, las palmadas largas y uniformes representan una caminata; aplausos rápidos, incluso significa correr; y combinaciones de aplausos cortos y largos significan saltar. En este juego, los niños tomarán conciencia del ritmo y el tono a medida que desarrollan sus habilidades de escucha y niveles de concentración.

Construir instrumentos y hacer una banda

Los instrumentos de ritmo atraen a los niños que aman producir sonidos. Si bien los instrumentos comprados en la tienda pueden ser emocionantes al principio, crear instrumentos ofrece a los niños experiencias divertidas, creativas y prácticas, y alienta el orgullo de ser propietario.

  • Reúna recipientes para guardar cuentas, frijoles secos e incluso arroz para hacer coctelera. Los niños pueden comparar los sonidos de acuerdo con el contenido de cada coctelera.
  • Los bloques de madera cubiertos con papel de lija animan a los niños a tocar o deslizar los bloques para hacer sonidos únicos.
  • Los platillos se pueden hacer con moldes de aluminio que se estrellan juntos.
  • Los tambores de café se pueden utilizar para batir un ritmo.

Deja un comentario