Estamos seguros de que si en algún momento de tu día pasas caminando por una vidriera y ves en medio de unas joyas un osito dorado, no duraras en pensar que es de la marca Tous, de Rosa Oriol Tous. De la misma manera las personas se identifican con tal o cual música y por ello los reconocen. Nuestra identidad viene forjada desde temprana edad cuando decidimos qué tipo de ropa usar, la manera en la que nos comunicamos e incluso el peinado, todo ello nos posiciona ante los demás con características emblemáticas, y la música entra en este mismo aspecto. 

En el caso de la música en específico, se ha convertido en un bien cultural convirtiendo en sujetos culturales a las personas sustentados en la manera que estos tienen para entender el mundo, vivirlo, identificarse y de diferenciarse. La constitución en grupos de los jóvenes, hace que sus amigos se conviertan en su núcleo, en donde se desarrollan patrones de conducta los cuales son la forma a seguir por los mismos. A esta edad el deseo de alcanzar la independencia se encuentra bastante marcado por lo que es suplido con la dependencia de un grupo, en este serán acogidos los diversos significados sociales que le serán atribuidos a los bienes culturales que consumen. 

El consumo cultural crea la identidad 

Los adolescente se encuentran identificados de acuerdo a su consumo cultural, además  El consumo cultural los identifica y los cohesiona, además les dicta formas de aprendizaje, códigos, patrones de conducta, e inclusive el lenguaje que emplean se cimienta en los objetos que consumen para desarrollar un sistema de creencias. Si el elemento de cohesión de un grupo es la música, las creencias se sustentan y generan a partir de ella y además es la que determina la manera de hablar, moverse, vestirse, peinarse. 

De manera que no es casualidad, que los más jóvenes son lo que inician su propio proceso de conformación en cuanto a la identidad, y que con ello se presente como la que muestra un mayor nivel en cuanto a consumo de material discográfico, y ello es porque les es importante poseer gran cantidad de bienes culturales con la idea de formar parte de su comunidad cultural. 

¿Por qué las personas adoptan creencias en común?

De acuerdo a las premisas anteriores los individuos tienden a conformarse en torno a creencias en común en donde además, existen diversos acuerdos en sus creencia, y con ello quizás la intención es ser alguien que pertenece a esta inmensa sociedad de masas dentro de un mundo que solo tiende a la homogeneidad en extremo, donde la música posiblemente sea última salida donde se puede mostrar una diferencia. Ser rebelde, independiente y original son sinónimos de ir en contra de la corriente, salir en la búsqueda de una identidad distinta a la de sus orígenes con la idea de ocupar un espacio emocional libre o simplemente  ahogar un sentimiento de soledad. Encajar en un grupo de personas ante las exigencias del sistema a través de la música, es unir a los individuos desde puntos muy diferentes de la sociedad pero bajo un mismo concepto.