A muchos de nosotros nos sucede que al momento de requerir con urgencia nuestra concentración bien sea para estudiar, trabajar, hacer una receta, hacer amarres de amor caseros, e incluso para responder una simple pregunta, nos toma al menos unos minutos con la mente en blanco, y durante ese tiempo hasta somos capaces de tomar un café, mirar las redes sociales, escribir algo en nuestra agenda, o cualquier otro acto que nos aleje de lo que inicialmente íbamos a realizar.

Entonces nos viene muy bien a todo ello, el término que se encuentra muy en boga: Procrastinando, es decir, estamos demorando, retardando o retrasando algo. Si, lo que nos pasa es que no alcanzamos a centrarnos de la mejor manera, es como si necesitaramos activarnos pues nos encontramos en standby.

Pero no te preocupes que no estás solo

Si crees que ciertamente eres una de estas personas, de esas que cuentan con una mente de artista o simplemente dispersa, quizás te encuentres leyendo este post y también pensando en lo que debes ir a comprar para la comida. O quizás recordando tus vacaciones en Ibiza. Si si, que lugar tan hermoso, y ello sin mencionar a Menorca. ¡Momento, de nuevo nos dispersamos!

Aún tenemos esperanzas, no nos preocupemos

Existen diversas herramientas de las que podemos echar mano si deseamos encauzar nuestra concentración, una de ellas es el mindfulness, la música, e incluso la práctica de algún deporte. Seguidamente, se explicarán algunos trucos con los que se puede conseguir concentrarse de forma natural aunque ello podría suponer un gran esfuerzo, pero se consigue.

Debes establecerte metas realistas como por ejemplo, de que en cuarenta y cinco minutos lograras ver Internet, tomar un café, o quizás arreglar tu ropa diaria.
Si vas a indagar en las redes sociales, ello no debe convertirse en una Misión Imposible.
En oportunidades debes considerar despejar tu entorno y apartar determinadas personas de tu lado.
Debes tratar de establecer una rutina, como por ejemplo escuchar música mientras haces determinadas cosas.
La asignación de tareas resulta imprescindible.

Para los que les agrada escribir, esto se convierte en un gran problema, si, la concentración. Por lo que tienden a escribir lo que sea, y ello incluye distintas ideas sueltas, algunos párrafos inconexos, infinidades de listas, y aunque ello no cuente con algún sentido específico, se convertirá en una especie de token, o clave, para desarrollar tus ideas. También es recomendable, tomar una pequeña pausa, de al menos cinco minutos, para luego retornar a lo que hacías.
Existen los que sufren de ataques de nevera

Si, esos que en cada pausa asaltan a la pobre nevera sin que resulte una buena idea para concentrarse. Si eres de los que tienen en mente en mil cosas, requieren del bloqueo de períodos cortos pero que sean intensos entre cada tarea. Toma diez minutos de pausa, y con ello se recupera de nuevo la concentración.

Esas redes sociales…

Si bien contar con Internet en el móvil ha resultado el mejor de los sueños, las redes sociales han pasado a ser la guinda que le faltaba al pastel. Para ello sería lo mejor contar con esos primeros móviles en los que pasamos tiempo mirando las pantallas tras su constante tintineo de notificaciones.